Sugerencias

Aquí pueden dejar sus sugerencias y solicitudes de poesías.
Además de sumarse con sus comentarios, ayudas que siempre serán bienvenidas.

 

 

63 Comentarios

  1. Para Eva

    Octavio Paz

    Piedra de Sol

    La treizième revient…c’est encor la première;
    et c’est toujours la seule-ou c’est le seul moment;
    car es-tu reine, ô toi, la première ou dernière?
    es-tu roi, toi le seul ou le dernier amant?
    Gérard de Nerval (Arthémis)

    Un sauce de cristal, un chopo de agua,
    un alto surtidor que el viento arquea,
    un árbol bien plantado mas danzante,
    un caminar de río que se curva,
    avanza, retrocede, da un rodeo
    y llega siempre:
    un caminar tranquilo
    de estrella o primavera sin premura,
    agua que con los párpados cerrados
    mana toda la noche profecías,
    unánime presencia en oleaje,
    ola tras ola hasta cubrirlo todo,
    verde soberanía sin ocaso
    como el deslumbramiento de las alas
    cuando se abren en mitad del cielo,

    un caminar entre las espesuras
    de los días futuros y el aciago
    fulgor de la desdicha como un ave
    petrificando el bosque con su canto
    y las felicidades inminentes
    entre las ramas que se desvanecen,
    horas de luz que pican ya los pájaros,
    presagios que se escapan de la mano,

    una presencia como un canto súbito,
    como el viento cantando en el incendio,
    una mirada que sostiene en vilo
    al mundo con sus mares y sus montes,
    cuerpo de luz filtrado por un ágata,
    piernas de luz, vientre de luz, bahías,
    roca solar, cuerpo color de nube,
    color de día rápido que salta,
    la hora centellea y tiene cuerpo,
    el mundo ya es visible por tu cuerpo,
    es transparente por tu transparencia,

    voy entre galerías de sonidos,
    fluyo entre las presencias resonantes,
    voy por las transparencias como un ciego,
    un reflejo me borra, nazco en otro,
    oh bosque de pilares encantados,
    bajo los arcos de la luz penetro
    los corredores de un otoño diáfano,

    voy por tu cuerpo como por el mundo,
    tu vientre es una plaza soleada,
    tus pechos dos iglesias donde oficia
    la sangre sus misterios paralelos,
    mis miradas te cubren como yedra,
    eres una ciudad que el mar asedia,
    una muralla que la luz divide
    en dos mitades de color durazno,
    un paraje de sal, rocas y pájaros
    bajo la ley del mediodía absorto,

    vestida del color de mis deseos
    como mi pensamiento vas desnuda,
    voy por tus ojos como por el agua,
    los tigres beben sueño de esos ojos,
    el colibrí se quema en esas llamas,
    voy por tu frente como por la luna,
    como la nube por tu pensamiento,
    voy por tu vientre como por tus sueños,

    tu falda de maíz ondula y canta,
    tu falda de cristal, tu falda de agua,
    tus labios, tus cabellos, tus miradas,
    toda la noche llueves, todo el día
    abres mi pecho con tus dedos de agua,
    cierras mis ojos con tu boca de agua,
    sobre mis huesos llueves, en mi pecho
    hunde raíces de agua un árbol líquido,

    voy por tu talle como por un río,
    voy por tu cuerpo como por un bosque,
    como por un sendero en la montaña
    que en un abismo brusco se termina
    voy por tus pensamientos afilados
    y a la salida de tu blanca frente
    mi sombra despeñada se destroza,
    recojo mis fragmentos uno a uno
    y prosigo sin cuerpo, busco a tientas,

    corredores sin fin de la memoria,
    puertas abiertas a un salón vacío
    donde se pudren todos lo veranos,
    las joyas de la sed arden al fondo,
    rostro desvanecido al recordarlo,
    mano que se deshace si la toco,
    cabelleras de arañas en tumulto
    sobre sonrisas de hace muchos años,

    a la salida de mi frente busco,
    busco sin encontrar, busco un instante,
    un rostro de relámpago y tormenta
    corriendo entre los árboles nocturnos,
    rostro de lluvia en un jardín a obscuras,
    agua tenaz que fluye a mi costado,

    busco sin encontrar, escribo a solas,
    no hay nadie, cae el día, cae el año,
    caigo en el instante, caigo al fondo,
    invisible camino sobre espejos
    que repiten mi imagen destrozada,
    piso días, instantes caminados,
    piso los pensamientos de mi sombra,
    piso mi sombra en busca de un instante,

    busco una fecha viva como un pájaro,
    busco el sol de las cinco de la tarde
    templado por los muros de tezontle:
    la hora maduraba sus racimos
    y al abrirse salían las muchachas
    de su entraña rosada y se esparcían
    por los patios de piedra del colegio,
    alta como el otoño caminaba
    envuelta por la luz bajo la arcada
    y el espacio al ceñirla la vestía
    de un piel más dorada y transparente,

    tigre color de luz, pardo venado
    por los alrededores de la noche,
    entrevista muchacha reclinada
    en los balcones verdes de la lluvia,
    adolescente rostro innumerable,
    he olvidado tu nombre, Melusina,
    Laura, Isabel, Perséfona, María,
    tienes todos los rostros y ninguno,
    eres todas las horas y ninguna,
    te pareces al árbol y a la nube,
    eres todos los pájaros y un astro,
    te pareces al filo de la espada
    y a la copa de sangre del verdugo,
    yedra ue avanza, envuelve y desarraiga
    al alma y la divide de sí misma,

    escritura de fuego sobre el jade,
    grieta en la roca, reina de serpientes,
    columna de vapor, fuente en la peña,
    circo lunar, peñasco de las águilas,
    grano de anís, espina diminuta
    y mortal que da penas inmortales,
    pastora de los valles submarinos
    y guardiana del valle de los muertos,
    liana que cuelga del cantil del vértigo,
    enredadera, planta venenosa,
    flor de resurrección, uva de vida,
    señora de la flauta y del relámpago,
    terraza del jazmín, sal en la herida,
    ramo de rosas para el fusilado,
    nieve en agosto, luna del patíbulo,
    escritura del mar sobre el basalto,
    escritura del viento en el desierto,
    testamento del sol, granada, espiga,

    rostro de llamas, rostro devorado,
    adolescente rostro perseguido
    años fantasmas, días circulares
    que dan al mismo patio, al mismo muro,
    arde el instante y son un solo rostro
    los sucesivos rostros de la llama,
    todos los nombres son un solo nombre
    todos los rostros son un solo rostro,
    todos los siglos son un solo instante
    y por todos los siglos de los siglos
    cierra el paso al futuro un par de ojos,

    no hay nada frente a mí, sólo un instante
    rescatado esta noche, contra un sueño
    de ayuntadas imágenes soñado,
    duramente esculpido contra el sueño,
    arrancado a la nada de esta noche,
    a pulso levantado letra a letra,
    mientras afuera el tiempo se desboca
    y golpea las puertas de mi alma
    el mundo con su horario carnicero,

    sólo un instante mientras las ciudades,
    los nombres, lo sabores, lo vivido,
    se desmoronan en mi frente ciega,
    mientras la pesadumbre de la noche
    mi pensamiento humilla y mi esqueleto,
    y mi sangre camina más despacio
    y mis dientes se aflojan y mis ojos
    se nublan y los días y los años
    sus horrores vacíos acumulan,

    mientras el tiempo cierra su abanico
    y no hay nada detrás de sus imágenes
    el instante se abisma y sobrenada
    rodeado de muerte, amenazado
    por la noche y su lúgubre bostezo,
    amenazado por la algarabía
    de la muerte vivaz y enmascarada
    el instante se abisma y se penetra,
    como un puño se cierra, como un fruto
    que madura hacia dentro de sí mismo
    y a sí mismo se bebe y se derrama
    el instante translúcido se cierra
    y madura hacia dentro, echa raíces,
    crece dentro de mí, me ocupa todo,
    me expulsa su follaje delirante,
    mis pensamientos sólo son su pájaros,
    su mercurio circula por mis venas,
    árbol mental, frutos sabor de tiempo,

    oh vida por vivir y ya vivida,
    tiempo que vuelve en una marejada
    y se retira sin volver el rostro,
    lo que pasó no fue pero está siendo
    y silenciosamente desemboca
    en otro instante que se desvanece:

    frente a la tarde de salitre y piedra
    armada de navajas invisibles
    una roja escritura indescifrable
    escribes en mi piel y esas heridas
    como un traje de llamas me recubren,
    ardo sin consumirme, busco el agua
    y en tus ojos no hay agua, son de piedra,
    y tus pechos, tu vientre, tus caderas
    son de piedra, tu boca sabe a polvo,
    tu boca sabe a tiempo emponzoñado,
    tu cuerpo sabe a pozo sin salida,
    pasadizo de espejos que repiten
    los ojos del sediento, pasadizo
    que vuelve siempre al punto de partida,
    y tú me llevas ciego de la mano
    por esas galerías obstinadas
    hacia el centro del círculo y te yergues
    como un fulgor que se congela en hacha,
    como luz que desuella, fascinante
    como el cadalso para el condenado,
    flexible como el látigo y esbelta
    como un arma gemela de la luna,
    y tus palabras afiladas cavan
    mi pecho y me despueblan y vacían,
    uno a uno me arrancas los recuerdos,
    he olvidado mi nombre, mis amigos
    gruñen entre los cerdos o se pudren
    comidos por el sol en un barranco,

    no hay nada en mí sino una larga herida,
    una oquedad que ya nadie recorre,
    presente sin ventanas, pensamiento
    que vuelve, se repite, se refleja
    y se pierde en su misma transparencia,
    conciencia traspasada por un ojo
    que se mira mirarse hasta anegarse
    de claridad:
    yo vi tu atroz escama,
    Melusina, brillar verdosa al alba,
    dormías enroscada entre las sábanas
    y al despertar gritaste como un pájaro
    y caíste sin fin, quebrada y blanca,
    nada quedó de ti sino tu grito,
    y al cabo de los siglos me descubro
    con tos y mala vista, barajando
    viejas fotos:
    no hay nadie, no eres nadie,
    un montón de ceniza y una escoba,
    un cuchillo mellado y un plumero,
    un pellejo colgado de unos huesos,
    un racimo ya seco, un hoyo negro
    y en el fondo del hoyo los dos ojos
    de una niña ahogada hace mil años,

    miradas enterradas en un pozo,
    miradas que nos ven desde el principio,
    mirada niña de la madre vieja
    que ve en el hijo grande un padre joven,
    mirada madre de la niña sola
    que ve en el padre grande un hijo niño,
    miradas que nos miran desde el fondo
    de la vida y son trampas de la muerte
    ¿o es al revés: caer en esos ojos
    es volver a la vida verdadera?,

    ¡caer, volver, soñarme y que me sueñen
    otros ojos futuros, otra vida,
    otras nubes, morirme de otra muerte!
    esta noche me basta, y este instante
    que no acaba de abrirse y revelarme
    dónde estuve, quién fui, cómo te llamas,
    cómo me llamo yo:
    ¿hacía planes
    para el verano? y todos los veranos?
    en Christopher Street, hace diez años,
    con Filis que tenía dos hoyuelos
    donde bebían luz los gorriones?,
    ¿por la Reforma Carmen me decía
    “no pesa el aire, aquí siempre es octubre”,
    o se lo dijo a otro que he perdido
    o yo lo invento y nadie me lo ha dicho?,
    ¿caminé por la noche de Oaxaca,
    inmensa y verdinegra como un árbol,
    hablando solo como el viento loco
    y al llegar a mi cuarto ?siempre un cuarto?
    no me reconocieron los espejos?,
    ¿desde el hotel Vernet vimos al alba
    bailar con los castaños ? “ya es muy tarde”
    decías al peinarte y yo veía
    manchas en la pared, sin decir nada?,
    ¿subimos juntos a la torre, vimos
    caer la tarde desde el arrecife?
    ¿comimos uvas en Bidart?, ¿compramos
    gardenias en Perote?,
    nombres, sitios,
    calles y calles, rostros, plazas, calles,
    estaciones, un parque, cuartos solos,
    manchas en la pared, alguien se peina,
    alguien canta a mi lado, alguien se viste,
    cuartos, lugares, calles, nombres, cuartos,

    Madrid, 1937,
    en la Plaza del Ángel las mujeres
    cosían y cantaban con sus hijos,
    después sonó la alarma y hubo gritos,
    casas arrodilladas en el polvo,
    torres hendidas, frentes esculpidas
    y el huracán de los motores, fijo:
    los dos se desnudaron y se amaron
    por defender nuestra porción eterna,
    nuestra ración de tiempo y paraíso,
    tocar nuestra raíz y recobrarnos,
    recobrar nuestra herencia arrebatada
    por ladrones de vida hace mil siglos,
    los dos se desnudaron y besaron
    porque las desnudeces enlazadas
    saltan el tiempo y son invulnerables,
    nada las toca, vuelven al principio,
    no hay tú ni yo, mañana, ayer ni nombres,
    verdad de dos en sólo un cuerpo y alma,
    oh ser total…
    cuartos a la deriva
    entre ciudades que se van a pique,
    cuartos y calles, nombres como heridas,
    el cuarto con ventanas a otros cuartos
    con el mismo papel descolorido
    donde un hombre en camisa lee el periódico
    o plancha una mujer; el cuarto claro
    que visitan las ramas de un durazno;
    el otro cuarto: afuera siempre llueve
    y hay un patio y tres niños oxidados;
    cuartos que son navíos que se mecen
    en un golfo de luz; o submarinos:
    el silencio se esparce en olas verdes,
    todo lo que tocamos fosforece;
    mausoleos de lujo, ya roídos
    los retratos, raídos los tapetes;
    trampas, celdas, cavernas encantadas,
    pajareras y cuartos numerados,
    todos se transfiguran, todos vuelan,
    cada moldura es nube, cada puerta
    da al mar, al campo, al aire, cada mesa
    es un festín; cerrados como conchas
    el tiempo inútilmente los asedia,
    no hay tiempo ya, ni muro: ¡espacio, espacio,
    abre la mano, coge esta riqueza,
    corta los frutos, come de la vida,
    tiéndete al pie del árbol, bebe el agua!,

    todo se transfigura y es sagrado,
    es el centro del mundo cada cuarto,
    es la primera noche, el primer día,
    el mundo nace cuando dos se besan,
    gota de luz de entrañas transparentes
    el cuarto como un fruto se entreabre
    o estalla como un astro taciturno
    y las leyes comidas de ratones,
    las rejas de los bancos y las cárceles,
    las rejas de papel, las alambradas,
    los timbres y las púas y los pinchos,
    el sermón monocorde de las armas,
    el escorpión meloso y con bonete,
    el tigre con chistera, presidente
    del Club Vegetariano y la Cruz Roja,
    el burro pedagogo, el cocodrilo
    metido a redentor, padre de pueblos,
    el Jefe, el tiburón, el arquitecto
    del porvenir, el cerdo uniformado,
    el hijo predilecto de la Iglesia
    que se lava la negra dentadura
    con el agua bendita y toma clases
    de inglés y democracia, las paredes
    invisibles, las máscaras podridas
    que dividen al hombre de los hombres,
    al hombre de sí mismo,
    se derrumban
    por un instante inmenso y vislumbramos
    nuestra unidad perdida, el desamparo
    que es ser hombres, la gloria que es ser hombres
    y compartir el pan, el sol, la muerte,
    el olvidado asombro de estar vivos;

    amar es combatir, si dos se besan
    el mundo cambia, encarnan los deseos,
    el pensamiento encarna, brotan las alas
    en las espaldas del esclavo, el mundo
    es real y tangible, el vino es vino,
    el pan vuelve a saber, el agua es agua,
    amar es combatir, es abrir puertas,
    dejar de ser fantasma con un número
    a perpetua cadena condenado
    por un amo sin rostro;
    el mundo cambia
    si dos se miran y se reconocen,
    amar es desnudarse de los nombres:
    “déjame ser tu puta”, son palabras
    de Eloísa, mas él cedió a las leyes,
    la tomó por esposa y como premio
    lo castraron después;
    mejor el crimen,
    los amantes suicidas, el incesto
    de los hermanos como dos espejos
    enamorados de su semejanza,
    mejor comer el pan envenenado,
    el adulterio en lechos de ceniza,
    los amores feroces, el delirio,
    su yedra ponzoñosa, el sodomita
    que lleva por clavel en la solapa
    un gargajo, mejor ser lapidado
    en las plazas que dar vuelta a la noria
    que exprime la substancia de la vida,
    cambia la eternidad en horas huecas,
    los minutos en cárceles, el tiempo
    en monedas de cobre y mierda abstracta;

    mejor la castidad, flor invisible
    que se mece en los tallos del silencio,
    el difícil diamante de los santos
    que filtra los deseos, sacia al tiempo,
    nupcias de la quietud y el movimiento,
    canta la soledad en su corola,
    pétalo de cristal en cada hora,
    el mundo se despoja de sus máscaras
    y en su centro, vibrante transparencia,
    lo que llamamos Dios, el ser sin nombre,
    se contempla en la nada, el ser sin rostro
    emerge de sí mismo, sol de soles,
    plenitud de presencias y de nombres;

    sigo mi desvarío, cuartos, calles,
    camino a tientas por los corredores
    del tiempo y subo y bajo sus peldaños
    y sus paredes palpo y no me muevo,
    vuelvo donde empecé, busco tu rostro,
    camino por las calles de mí mismo
    bajo un sol sin edad, y tú a mi lado
    caminas como un árbol, como un río
    caminas y me hablas como un río,
    creces como una espiga entre mis manos,
    lates como una ardilla entre mis manos,
    vuelas como mil pájaros, tu risa
    me ha cubierto de espumas, tu cabeza
    es un astro pequeño entre mis manos,
    el mundo reverdece si sonríes
    comiendo una naranja,
    el mundo cambia
    si dos, vertiginosos y enlazados,
    caen sobre las yerba: el cielo baja,
    los árboles ascienden, el espacio
    sólo es luz y silencio, sólo espacio
    abierto para el águila del ojo,
    pasa la blanca tribu de las nubes,
    rompe amarras el cuerpo, zarpa el alma,
    perdemos nuestros nombres y flotamos
    a la deriva entre el azul y el verde,
    tiempo total donde no pasa nada
    sino su propio transcurrir dichoso,

    no pasa nada, callas, parpadeas
    (silencio: cruzó un ángel este instante
    grande como la vida de cien soles),
    ¿no pasa nada, sólo un parpadeo?
    y el festín, el destierro, el primer crimen,
    la quijada del asno, el ruido opaco
    y la mirada incrédula del muerto
    al caer en el llano ceniciento,
    Agamenón y su mugido inmenso
    y el repetido grito de Casandra
    más fuerte que los gritos de las olas,
    Sócrates en cadenas” (el sol nace,
    morir es despertar: “Critón, un gallo
    a Esculapio, ya sano de la vida”),
    el chacal que diserta entre las ruinas
    de Nínive, la sombra que vio Bruto
    antes de la batalla, Moctezuma
    en el lecho de espinas de su insomnio,
    el viaje en la carretera hacia la muerte
    ?el viaje interminable mas contado
    por Robespierre minuto tras minuto,
    la mandíbula rota entre las manos?,
    Churruca en su barrica como un trono
    escarlata, los pasos ya contados
    de Lincoln al salir hacia el teatro,
    el estertor de Trotsky y sus quejidos
    de jabalí, Madero y su mirada
    que nadie contestó: ¿por qué me matan?,
    los carajos, los ayes, los silencios
    del criminal, el santo, el pobre diablo,
    cementerio de frases y de anécdotas
    que los perros retóricos escarban,
    el delirio, el relincho, el ruido obscuro
    que hacemos al morir y ese jadeo
    que la vida que nace y el sonido
    de huesos machacados en la riña
    y la boca de espuma del profeta
    y su grito y el grito del verdugo
    y el grito de la víctima…
    son llamas
    los ojos y son llamas lo que miran,
    llama la oreja y el sonido llama,
    brasa los labios y tizón la lengua,
    el tacto y lo que toca, el pensamiento
    y lo pensado, llama el que lo piensa,
    todo se quema, el universo es llama,
    arde la misma nada que no es nada
    sino un pensar en llamas, al fin humo:
    no hay verdugo ni víctima…
    ¿y el grito
    en la tarde del viernes?, y el silencio
    que se cubre de signos, el silencio
    que dice sin decir, ¿no dice nada?,
    ¿no son nada los gritos de los hombres?,
    ¿no pasa nada cuando pasa el tiempo?

    no pasa nada, sólo un parpadeo
    del sol, un movimiento apenas, nada,
    no hay redención, no vuelve atrás el tiempo,
    los muerto están fijos en su muerte
    y no pueden morirse de otra muerte,
    intocables, clavados en su gesto,
    desde su soledad, desde su muerte
    sin remedio nos miran sin mirarnos,
    su muerte ya es la estatua de su vida,
    un siempre estar ya nada para siempre,
    cada minuto es nada para siempre,
    un rey fantasma rige sus latidos
    y tu gesto final, tu dura máscara
    labra sobre tu rostro cambiante:
    el monumento somos de una vida
    ajena y no vivida, apenas nuestra,

    ¿la vida, cuándo fue de veras nuestra?,
    ¿cuando somos de veras lo que somos?,
    bien mirado no somos, nunca somos
    a solas sino vértigo y vacío,
    muecas en el espejo, horror y vómito,
    nunca la vida es nuestra, es de los otros,
    la vida no es de nadie, todos somos
    la vida ?pan de sol para los otros,
    los otros todos que nosotros somos?,
    soy otro cuando soy, los actos míos
    son más míos si son también de todos,
    para que pueda ser he de ser otro,
    salir de mí, buscarme entre los otros,
    los otros que no son si yo no existo,
    los otros que me dan plena existencia,
    no soy, no hay yo, siempre somos nosotros,
    la vida es otra, siempre allá, más lejos,
    fuera de ti, de mí, siempre horizonte,
    vida que nos desvive y enajena,
    que nos inventa un rostro y lo desgasta,
    hambre de ser, oh muerte, pan de todos,

    Eloísa, Perséfona, María,
    muestra tu rostro al fin para que vea
    mi cara verdadera, la del otro,
    mi cara de nosotros siempre todos,
    cara de árbol y de panadero,
    de chofer y de nube y de marino,
    cara de sol y arroyo y Pedro y Pablo,
    cara de solitario colectivo,
    despiértame, ya nazco:
    vida y muerte
    pactan en ti, señora de la noche,
    torre de claridad, reina del alba,
    virgen lunar, madre del agua madre,
    cuerpo del mundo, casa de la muerte,
    caigo sin fin desde mi nacimiento,
    caigo en mí mismo sin tocar mi fondo,
    recógeme en tus ojos, junta el polvo
    disperso y reconcilia mis cenizas,
    ata mis huesos divididos, sopla
    sobre mi ser, entiérrame en tu tierra,
    tu silencio dé paz al pensamiento
    contra sí mismo airado;
    abre la mano,
    señora de semillas que son días,
    el día es inmortal, asciende, crece,
    acaba de nacer y nunca acaba,
    cada día es nacer, un nacimiento
    es cada amanecer y yo amanezco,
    amanecemos todos, amanece
    el sol cara de sol, Juan amanece
    con su cara de Juan cara de todos,

    puerta del ser, despiértame, amanece,
    déjame ver el rostro de este día,
    déjame ver el rostro de esta noche,
    todo se comunica y transfigura,
    arco de sangre, puente de latidos,
    llévame al otro lado de esta noche,
    adonde yo soy tú somos nosotros,
    al reino de pronombres enlazados,

    puerta del ser: abre tu ser, despierta,
    aprende a ser también, labra tu cara,
    trabaja tus facciones, ten un rostro
    para mirar mi rostro y que te mire,
    para mirar la vida hasta la muerte,
    rostro de mar, de pan, de roca y fuente,
    manantial que disuelve nuestros rostros
    en el rostro sin nombre, el ser sin rostro,
    indecible presencia de presencias . . .

    quiero seguir, ir más allá, y no puedo:
    se despeñó el instante en otro y otro,
    dormí sueños de piedra que no sueña
    y al cabo de los años como piedras
    oí cantar mi sangre encarcelada,
    con un rumor de luz el mar cantaba,
    una a una cedían las murallas,
    todas las puertas se desmoronaban
    y el sol entraba a saco por mi frente,
    despegaba mis párpados cerrados,
    desprendía mi ser de su envoltura,
    me arrancaba de mí, me separaba
    de mi bruto dormir siglos de piedra
    y su magia de espejos revivía
    un sauce de cristal, un chopo de agua,
    un alto surtidor que el viento arquea,
    un árbol bien plantado mas danzante,
    un caminar de río que se curva,
    avanza, retrocede, da un rodeo
    y llega siempre:

    México, 1957

  2. Saludos y muy buena semana, aquí esperando actualizaciones y noticias, ojalá este blog pueda convertirse en visita obligada de jovenes interesados en la Poesía y desertores de la banalidad y el reguetón, pienso que quizás se pueda crear un espacio dentro del blog con posibilidades de que puedan publicar sus poemas e interactuar entre ellos, el espacio se podría abrir con la “Carta a un joven poeta” de Rilke y a partir de ella invitar a la reflexión y convocar a que publiquen sus textos, eso en principio, sobre la marcha se podría perfilar mejor la idea. Saludos

    • Hola Eva, muy buena semana para ti. El sitio de cubava ha tenido algunos problemas, se hace difícil a veces entrar y poder dejar los poemas. Pero todo sigue su cauce quizás hace falta más ayuda para darles más soporte a estos blogs que deberían estar en la preferencia porque fomentan la cultura. En el caso que me dices se pueden publicar los poemas pero en forma de comentario, porque el blog no permite crear usuarios editores al menos lo probé y no me dejó, pero donde está el mayor problema que veo es en la tecnología porque me parece que si con pocos usuarios a veces no se puede entrar al blog, no me imagino con varios publicando a la vez. Hay que esperar a ver que sucede para crear esa sección de todas formas puedes si quieres publicar al menos dos o tres poemas y una pequeña bibliografía de ti para que te conozcan, quizás con eso podamos empezar. Saludos

  3. Hola

    Me gusta mucho la poesía, en especial si son para las mujeres ya que son la pasión de nosotros los hombres.

    No soy escritor, ni poeta pero publico poesías, poemas y otros datos de interés en mi blog titulado “Mi rincón de historia.Historia del municipio Ranchuelo”.

    Aquí te dejo la dirección de mi blog: http://yasmani12.cubava.cu/

    Espero que visites mi blog y sea de tu agrado.

    • Gracias Yasmani por tu comentario. Espero que disfrutes mucho de la poesía, por acá hay muchas poesías para las mujeres. Sigue escribiendo que eso es bueno. Seguro visitaré tu blog.. Gracias por pasar. Saludos

  4. extraordinario, tienes un blog genial, necesitamos más de estos en la red, la buena poesía nunca pasará de moda aunque no sea lo más actual en medio de esta sociedad o digamos suciedad.

    • Agradezco tu comentario Gerardo, me alegra que te guste la poesía, por ahora estamos ubicando poetas de varias etapas, los contemporáneos del 80 hacia acá luego los iremos agregando. Un saludo

  5. Hola, se ha vestido de gala este blog para estrenar Septiembre, Cernuda, Lezama Lima, Alfonsina Storni, Miguel Hernández, la Avellaneda…mis felicitaciones para este blog, es magnífico, es un remanso en medio de las turbulencias de la banalidad que acecha por todas partes

  6. Hola por casualidad usted tendra el poema del soldado ausente de buesa hace rato que lo busco y no lo encuentro si lo tienes lo podras publicar.

    • hola roberto el poema que encontré con ese nombre es este, espero sea el que buscas, porque el de Buesa se llama el soldado John Smith. Te dejo los dos.


      El Soldado Ausente

      Letra y Música: Víctor E. Donaire

      En esta noche de felicidad
      Hay una casa que en silencio está
      Una ancianita llora sin cesar
      Aquél que adora nunca volverá
      No, no, no

      Un día la Patria lo necesitó
      Y él sin miedo dijo “ya me voy”
      “La quiero madre”, musitó al partir
      “No se preocupe le voy a escribir”

      Un beso santo su madre le dio
      “Cuídate mucho” dijo con dolor
      Y a la batalla el soldado fue
      Con la esperanza de un día volver

      Y en el combate con ardor luchó
      A sus amigos contagió valor
      Y por las noches él se preguntó
      “Por qué hay guerra, di por qué Señor”

      La lucha sigue, ya va a terminar
      Y él alegre piensa en el hogar
      Donde lo espera la que vio al nacer
      Que por él reza y le quiere ver

      Pero la muerte cruel y sin piedad
      Más vidas pide y a buscarlas va
      Y aquel soldado que luchó hasta el fin
      Al cielo viaja junto a otros mil

      Por eso ahora en la Navidad
      Hay una casa que en silencio está
      No hay nacimiento, ni árbol que arreglar
      Ni hay presentes para regalar

      Y la ancianita llora sin cesar
      Por aquel hijo que no volverá
      Y quiere verlo en el más allá
      No queda mucho ya por esperar

      “Aguarda hijo, pronto llegaré
      Y de caricias yo te cubriré
      Que allá en el cielo donde no hay final
      Nada ni nadie nos separará”
      No, no, no

      BALADA DEL SOLDADO JOHN SMITH

      José A. Buesa

      I

      Iban diez mil soldados bajo la lluvia
      y el cielo gris;
      diez mil rostros amargos bajo el casco de acero,
      marchando por el lodo sin fin.
      Uno solo, entre tantos, sonreía:
      era el soldado John Smith.

      Cuatro semanas antes,
      en el momento de partir,
      diez mil madres lloraban. Una sola
      sonreía, feliz.
      Una sola. ¿Sabéis quién era?
      —La madre del soldado John Smith.

      En su granja de Ohio,
      cuando la feria del maíz,
      una gitana de ojos remotos
      y brusco perfil,
      contempló largamente la mano
      de John Smith.

      —«Generales y emperadores
      se descubrirán ante ti…
      Veo un desfile de estandartes
      y un monumento en el confín…
      Hallarás la gloria en la guerra,
      John Smith».

      II

      Bajo la lluvia
      y el cielo gris,
      marchan hacia la muerte diez mil hombres
      que no quieren morir.
      Sólo sonríe uno, alto, flaco, pecoso:
      se llama John Smith.

      Sólo una, entre diez mil manos,
      acaricia el fusil.
      Quisieran decir que no, diez mil bocas.
      Sólo una dice que sí.
      Son la mano y la boca del soldado
      John Smith.

      Y cuando un oficial desenfunda su sable
      y un hombrecillo sopla un clarín,
      el primero en calar la bayoneta
      y disponerse a combatir,
      el primero de todos,
      es el soldado John Smith.

      Y allá va, chapoteando en el fango,
      con un heroico frenesí.
      Se siente capaz de algo grande
      y seguro de no morir.
      Es el que siempre va delante:
      es… John Smith!

      Ya han muerto Jack, y Dick, y Denny.
      Y otros cien más. Y luego, mil.
      Pero él recuerda a la gitana,
      cuando la feria del maíz:
      «Hallarás la gloria en la guerra,
      John Smith!».

      Sí: es el único que sonríe…
      Pero deja de sonreír.
      Un asombro agranda sus ojos
      y su mano suelta el fusil.
      Con un hueco negro en la frente,
      cae el soldado John Smith.

      III

      Junto al viejo molino,
      de ruidosas aspas de zinc,
      en la abandonada trinchera
      que parece una cicatriz,
      se oye un ruido de palas
      y alguien dice: «Cavad aquí…»

      Hermoso sol, clara mañana
      de abril.
      Ya se van viendo los cadáveres
      de los que no querían morir.
      —Hay uno, con un hueco en la frente,
      junto a un oxidado fusil.

      Y es colocado en un suntuoso
      ataúd de marfil,
      y conducido solemnemente
      por los bulevares de París,
      y depositado en un monumento
      de mármol rosa y piedra gris.

      Generales y emperadores
      se descubren al pasar por allí,
      y resuenan las botas de los regimientos
      entre intermitentes toques de clarín:
      ¡en la tumba del Soldado Desconocido,
      reposa para siempre John Smith!

  7. Para todos loa amigos amantes de la poesía, les extiendo una invitación especial, visiten el Blog dlg8308.cubava.cu puede que encuentren el mejor regalo de su vida…Consejos, Reflexiones, Mensajes…
    Muy bonito su blog, muy interesante y muy buenos materiales.

    Saludos

  8. me ha extrañado que no tengan en los poemas de Buesa el de la culpa y el renunciamiento q a mi entender son dos de los escritos mas relevantes de este escritor por favor si los pueden colocar

    • es cierto Madelaine son buenos poemas, gracias por la sugerencia, cuando la conexión del blog me lo permita, podré compartir algo, porque se me hace imposible poder subir algo nuevo como está la conexión últimamente. Saludos

  9. Hola:
    Acabo de conectarme con este blog y solo puedo darles las gracias y felicitarlos, por regalar todas las emociones y sentimientos que se recibe de la bella poesía que encuentras en el mismo, hace que uno se sienta cercano a personas muy especiales.
    Por favor, dónde encuentro un poema, que creo es de Miguel Hernández, que comienza diciendo: Estar enamorado amigos.
    Saludos, gracias.
    Un amigo.
    JBM

    • Hola Javier disculpa mi tardanza en responder tu comentario. Gracias por tus alentadoras palabras. Aquí te dejo el poema que solicitabas no es de Miguel Hernández es de Francisco Luis Bernárdez un poeta argentino reconocido.

      Estar enamorado

      Estar enamorado, amigos, es encontrar el nombre justo de la vida.
      Es dar al fin con la palabra que para hacer frente a la muerte se precisa.
      Es cobrar la llave oculta que abre la cárcel en que el alma está cautiva.
      Es levantarse de la tierra con una fuerza que reclama desde arriba.
      Es respirar el ancho viento que por encima de la carne se respira.
      Es contemplar desde la cumbre de la persona la razón de las heridas.
      Es advertir en unos ojos una mirada verdadera que nos mira.
      Es escuchar en una boca la propia voz profundamente repetida.
      Es sorprender en unas manos ese calor de la perfecta compañía.
      Es sospechar que, para siempre, la soledad de nuestra sombra está vencida.

      Estar enamorado, amigos, es descubrir dónde se juntan cuerpo y alma.
      Es percibir en el desierto la cristalina voz de un río que nos llama.
      Es ver el mar desde la torre donde ha quedado prisionera nuestra infancia.
      Es apoyar los ojos tristes en un paisaje de cigüeñas y campanas.
      Es ocupar un territorio donde conviven los perfumes y las armas.
      Es dar la ley a cada rosa y al mismo tiempo recibirla de su espada.
      Es confundir el sentimiento con una hoguera que del pecho se levanta.
      Es gobernar la luz del fuego y al mismo tiempo ser esclavo de la llama.
      Es entender la pensativa conversación del corazón y la distancia.
      Es encontrar el derrotero que lleva al reino de la música sin tasa.

      Estar enamorado, amigos, es adueñarse de las noches y los días.
      Es olvidar entre los dedos emocionados la cabeza distraída.
      Es recordar a Garcilaso cuando se siente la canción de una herrería.
      Es ir leyendo lo que escriben en el espacio las primeras golondrinas.
      Es ver la estrella de la tarde por la ventana de una casa campesina.
      Es contemplar un tren que pasa por la montaña con las luces encendidas.
      Es comprender perfectamente que no hay fronteras entre el sueño y la vigilia.
      Es ignorar en qué consiste la diferencia entre la pena y la alegría.
      Es escuchar a medianoche la vagabunda confesión de la llovizna.
      Es divisar en las tinieblas del corazón una pequeña lucecita.

      Estar enamorado, amigos, es padecer espacio y tiempo con dulzura.
      Es despertarse una mañana con el secreto de las flores y las frutas.
      Es libertarse de sí mismo y estar unido con las otras criaturas.
      Es no saber si son ajenas o si son propias las lejanas amarguras.
      Es remontar hasta la fuente las aguas turbias del torrente de la angustia.
      Es compartir la luz del mundo y al mismo tiempo compartir su noche obscura.
      Es asombrarse y alegrarse de que la luna todavía sea luna.
      Es comprobar en cuerpo y alma que la tarea de ser hombre es menos dura.
      Es empezar a decir siempre y en adelante no volver a decir nunca.
      Y es además, amigos míos, estar seguro de tener las manos puras.

      Francisco Luis Bernárdez

      • Disculpa cielo, pero si te pregunto es porque no tenemos acceso a internet y como en sitios cómo éstos se puede encontrar cosas muy interesantes que hacen nuestro trabajo más atractivo, pensé que podrías tener algo a mano.
        Gracias por la respuesta.
        Saludos
        Biblio

        • El martes haré todo lo posible por subir a las descargas al menos dos para que las puedas descargar que sean de mujeres. Pensé que me estabas preguntando porque tenías acceso. Las que tengo a mano, son solo declamadas por hombres sino te las hubieras compartido. Un saludo

      • Hola, no soy poeta ni escritor, mas bien me dedico al mundo del audiovisual y entre el 2012 y el 2014 trabajé haciendo la fotografía y edición de un proyecto de una poeta mexicana que se llama “La isla de tus ojos” y consistía en filmar la mayor cantidad de poetas, mujeres, cubanas recitando sus poesías, para crear un sitio que llevara el mismo nombre del proyecto y subir ahí esos videos, logramos filmar y subir mas de 180 mujeres a lo largo de toda la isla, mujeres de la talla de Mirta Yáñez, Georgina Herrera, Liudmila Quincoses, Aida Bahr, Legna Rodríguez y muchas más. Busquen el sitio, es un trabajo muy interesante.

        Saludos y buena suerte con el blog, realmente está bello y refrescante

        • Te agradezco Yoel, como lectora que promociones los sitios donde se pueden encontrar buenas poesía, es una verdadera lástima pero te repito lo que ya había comentado a Poesía no tengo internet así que no puedo visitar el sitio.
          Espero alguna vez llegue el acceso hasta aquí.
          Saludos
          Biblio

      • Gracias Poesía, ya descargué los poemas los utilizaré en la actividad el lunes 21. En la actividad hablaremos de la poesía feminísta hecha por y para mujeres de los siglos XVIII y XIX en Cuba, créeme que hay muchas poetas y con tremenda calidad casi todas desconocidas para el público lector. Luego pudiera enviarte alguna foto para que aprecies nuestro público.
        Saludos
        Biblio.

        • Me alegro haber podido contribuir a tu actividad. Me gustaría ver las fotos. Si hay desconocimiento de las poetas cubanas es muy bueno lo que haces, hace poco he leído una antología de poetas feministas de Cuba y Guatemala, y los poemas de las cubanas son muy buenos, tremendamente. Es una lástima que no lo tenga digital para compartirlo. Ejemplo de nuestras poetas del siglo XXI

  10. Te deseo (Sergio Jockyman es el autor original) en internet hay varios plagios que se lo atribuyen a Victor Hugo pero el autor es Sergio, varias páginas hacen el esfuerzo en denunciar esto.

    Te deseo primero que ames,
    y que amando, también seas amado.
    Y que, de no ser asi, seas breve en olvidar
    y que después de olvidar, no guardes rencores.
    Deseo, pues, que no sea así, pero que si es,
    sepas ser sin desesperar.

    Te deseo también que tengas amigos,
    y que, incluso malos e inconsecuentes
    sean valientes y fieles, y que por lo menos
    haya uno en quien confiar sin dudar.

    Y porque la vida es así,
    te deseo también que tengas enemigos.
    Ni muchos ni pocos, en la medida exacta,
    para que, algunas veces, te cuestiones
    tus propias certezas. Y que entre ellos,
    haya por lo menos uno que sea justo,
    para que no te sientas demasiado seguro.

    Te deseo además que seas útil,
    más no insustituible.
    Y que en los momentos malos,
    cuando no quede más nada,
    esa utilidad sea suficiente
    para mantenerte en pie.

    Igualmente, te deseo que seas tolerante,
    no con los que se equivocan poco,
    porque eso es fácil, sino con los que
    se equivocan mucho e irremediablemente
    y que haciendo buen uso de esa tolerancia,
    sirvas de ejemplo a otros.

    Te deseo que siendo joven
    no madures demasiado de prisa,
    y que ya maduro, no insistas en rejuvenecer,
    y que siendo viejo no te dediques al desespero.
    Porque cada edad tiene su placer y su dolor
    y es necesario dejar
    que fluyan entre nosostros.

    Te deseo de paso que seas triste.
    No todo el año sino apenas un dia.
    Pero que en ese dia descubras
    que la risa diaria es buena,
    que la risa habitual es sosa y
    la risa constante es malsana.
    Te deseo que descubras,
    con urgencia máxima,
    por encima y a pesar de todo,
    que existen, y que te rodean,
    seres oprimidos,
    tratados con injusticia y personas infelices.

    Te deseo que acaricies un perro
    alimentes a un pájaro
    y oigas a un jilguero erguir triunfante su canto matinal,
    porque de esa manera,
    sentirás bien por nada.

    Deseo también que plantes una semilla,
    por mas minúscula que sea,
    y la acompañes en su crecimiento,
    para que descubras de cuántas vidas
    está hecho un árbol.

    Te deseo además, que tengas dinero,
    porque es necesario ser práctico,
    y que por lo menos una vez por año
    pongas algo de ese dinero frente a ti y digas
    “Esto es mío”
    sólo para que quede claro
    quien es el dueño de quien.

    Te deseo también
    que ninguno de tus afectos muera,
    pero que si muere alguno,
    puedas llorar sin lamentarte y sufrir
    sin sentirte culpable

    Te deseo por fín que
    sien do hombre, tengas una buena mujer
    y que siendo mujer, tengas un buen hombre,
    mañana y al dia siguiente,
    y que cuando estén exhaustos y sonrientes,
    hablen sobre amor para recomenzar.

    Si todas estas cosas llegran a pasar
    no tengo más nada que desearte.

  11. muy bueno el blog, quisiera invitar a todos los interesados a visitar mi blog: imaginarios.cubava.cu, les prometo que no se arrepentirán, gracias de antemano por las visitas y comentarios

  12. Hola:
    El que se disculpa ahora soy yo,pues por problemas de trabajo no había visitado más este sitio tan bello de poesía.
    Gracias además por atender mi solicitud del poema, ¨Estar enamorados¨, incluso por aclararme lo de su autor.
    Sigan regalándonos poesía cada día como lo hacen, que aunque la vida es muy complicada, es muy necesario tener un lugar como este para hallar curas al alma en las palabras de cada uno de los poemas que aquí se encuentran. Saludos.

  13. Bueno,
    aquí estamos con un poema. ¿Quién será el autor(a)?:
    (masa)

    1ero: salté al vacío y fui el cadáver/ 2do: cerca de mí todo el mundo sentenció mi desvarío/ 3ero: el cadáver mío abrió los ojos/ la gente hizo un mutis evidente/ 4to: regresé a la vida/ y acusaron al suicida por dicha estafa/ obviamente.

  14. Saludos ante todo, excelente blog. Quisiera me dijara si sabe, en que categoría de la literatura se encuentran los proverbios o frases.

      • Gracias por la respuesta. Pero en realidad hablo de los géneros como: cuento, novela, etc. Mi pregunta es si hay un género en el que estén los proverbios y frases. Mi pregunta es porque hay muchos concursos de literatura, pero no se en que género de los que piden entra el proverbio, digo si es que hay un género para esta expresión literaria. Disculpe la molestia. Saludos…

        • pues en ninguno de esos, la novela, el cuento, tiene sus particularidades, el relato igualmente, son prosas, pero como mismo lo has dicho, se llaman así frases, aforismos y proverbios ese es el nombre literario que tienen, y si participas en un concurso si fuera de frases te lo pedirían por ese nombre.

  15. !Ah!,hay un poema de Pesoa que tuve y perdí, pero no recuerdo el título, sólo sé que en un verso decía algo así como … “no pertenezco a nada”, no lo recuerdo, puedes poner poemas de Pesoa

    • Es un fragmento Libro del desasosiego; Fragmento, 208. Será el que tenías?

      Soy altamente sociable de un modo altamente negativo. Soy la encarnación de lo inofensivo. Pero no soy más que eso, no puedo ser más que eso. Tengo en relación a todo lo que existe una ternura visual, un cariño de la inteligencia – nada en el corazón. No tengo fe en nada, caridad por nada. Abomino con náusea y perplejidad de los sinceros de todos los misticismos o, antes y mejor, de las sinceridades de todos los sinceros y los misticismos de todos los míticos. Esa náusea es casi física cuando esos misticismos son activos, cuando con ellos se pretende convencer a la inteligencia ajena, encontrar la verdad o reformar el mundo.
      Me considero feliz por no tener ya parientes. No me veo así en la obligación, que inevitablemente me pesaría, de tener que amar a nadie. No siento nostalgias sino literariamente. Recuerdo mi infancia con lágrimas, pero son lágrimas rítmicas donde ya se prepara la prosa. La recuerdo como cosa externa y a través de cosas externas. No es el sosiego de las veladas de la provincia lo que me enternece de la infancia que viví en ellas, en torno, en la casa, son las caras y los gestos físicos de las personas. Es de los cuadros que siento nostalgia. Por eso, tanto me enternece mi infancia como la de otro; ambas son, en el pasado que no sé qué es, fenómenos puramente visuales que siento con la atención literaria. Me enternezco, sí, pero no es porque recuerdo, sino porque veo.
      Nunca amé a nadie. Lo que a lo sumo amé han sido sensaciones mías – estados de visualización consciente, impresiones de la audición despierta, perfumes que son una manera que tiene la humildad del mundo externo de hablarme, de decirme cosas del pasado (tan fácil de recordar por los olores) -, o sea, de que me den más realidad, más emoción, que el simple pan que se cuece allí adentro, en la panadería profunda, como en aquella tarde lejana en la que yo volvía del entierro de mi tío que había amado tanto y había en mí vagamente la ternura de un alivio, no sé bien de qué.
      Es esta mi moral, o mi metafísica, o yo: transeúnte de todo – hasta de mi propia alma – no pertenezco a nada, no deseo nada, no soy nada – centro abstracto de sensaciones impersonales, espejo caído que siente vuelto hacia la variedad del mundo. Con esto no sé si soy feliz o infeliz; ni me importa.

  16. Buen dia, este comentario va dirigido al webmaster de este blog, necesitaria porder comunicarme con usted por correo, soy de guantanamo y soy el webmaster del blog Grafomania.cubava.cu espero pueda escribirme, mi correo es economia@eci6.co.cu y mi nombre es Drian.
    Saludos…

  17. Sería bueno tener clasificados los poetas, con sus poemas por país y época, también de paso algo de sus biografías. Bueno sé que es mucho pedir, eso sería un trabajo inmenso, pero…
    Por ejemplo quisiera leer la poesía que se escribe hoy en el mundo, también poesía cubana actual,para palpar la salud poética que tenemos ahora mismo en el país; claro, ya nos ofreces algo con los poemas que enviamos a tu blog, en definitiva también somos poetas, aunque las editoriales no sepan de nosotros.Gracias miles Poesía por tu genial idea.

    • Bueno eso puede ser para otro momento, porque como dices lleva tiempo hacerlo. En red social dejo poesía que se escribe actualmente en el mundo aunque puede haber alguna más vieja, como tal esa sección es para eso, y los poetas contemporáneos de Cuba, ya ves que hay una sección que cualquiera de ellos puede dejar su poesía, aunque muchos tienen sus sedes en algunos lugares del país, me gusta estar cerca de esta poesía que nace en el blog me parece más nuestra que nos identifica a los que no andamos tras los premios y las editoriales. Gracias por tus sugerencias, de todas formas las que tienen que ver con las bibliografías de los poetas si es algo que pienso hacer pronto. Un saludo

  18. Buenas Tardes, a través de Yolanda, contacté con tu blog, me parece muy interesante,aunque no escribo poesía, me gusta leerlas; por lo que te estoy pidiendo poemas de Vargas Vila. Saludos y que se mantenga.
    Yasmany Aranda Bueno.

  19. Hola poesía publiqué unos poemas y no salen en el blog, realmente no sé que pasa. Creo que deberían ordenarlos por fecha de manera progresiva.SALUDOS.

    • Hola caracola los poemas tuyos estás publicados, no sé por qué no los habrás visto quizás porque esté al final de la página, los comentarios están ordenados en orden de más viejos a nuevos, quizás el que no encuentras es un poema que dejaste en un poema de Carilda y ese es el que estás buscando?

  20. Mi querio Mario no se como lo haces, pero es impresionante tu poema “Piedad Ternura y Bondad”, es como si fuese la realidad, pude adentrarme en él de tal manera que pude vivir ese pasaje.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*