Sed de amores tenía

Rosalía de Castro

Sed de amores tenía, y dejaste
Que la apagase en tu boca,
¡Piadosa samaritana!
Y te encontraste sin honra,
Ignorando que hay labios que secan
Y que manchan cuanto tocan.
¡Lo ignorabas…, y ahora lo sabes!
Pero yo sé también, pecadora
Compasiva, porque a veces
Hay compasiones traidoras,
Que si el sediento volviese
A implorar misericordia,
Su sed de nuevo apagarás,
Samaritana piadosa.
No volverá te lo juro;
Desde que una fuente enlodan
Con su pico esas aves de paso,
Se van a beber a otra.

Share

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*